Reflexiones online I: el perdón y el amor

En nuestro día a día, ¿necesitamos perdonar? Verdaderamente, ¿hay algo que creamos que debemos perdonar? Y, en tal caso, ¿el amor nos ayuda?

El amor y el perdón son dos conceptos que se fusionan entre sí. Desgraciadamente, la sociedad los ha concebido desde una visión incorrecta. En la mayoría de casos, se asocia el perdón al ámbito religioso o a la debilidad y, el amor, a la esfera de los sentimientos. Nada más lejos de la verdad, estos términos guardan en sí un poder profundo y, por ello, es necesario revisarlos. Porque solo cuando entendemos el significado real de las palabras, las podemos vivir conscientemente.

Etimológicamente, perdón significa “por-” y “-don”, “para donar, para dar”, mientras que amor es “a-” y “-mor”, ausencia de muerte. Perdono para darme. Para transformarlo todo en un don, sin un principio ni un fin.

Todo lo que sucede en nuestro día a día es un don, un darme. Los hechos carecen de valor, somos nosotros los que se lo otorgamos. El perdón, sin embargo, no es un hecho puntual. Se trata, ni más ni menos, que un estilo de vida, un caminar en plena gratitud, aceptación y en pleno amor. Comprender el perdón es comprender el sentido de la vida.

Os animo a ver el siguiente vídeo, en el cual Daniel Lumera y yo mismo conversamos acerca de porqué perdonar no significa ser débil o no actuar, sino otra cosa muy distinta.

Lo podéis encontrar a continuación: