Educar CON y DESDE el alma

Educar significa “sacar a la luz lo que está escondido”. Para ello, cuánto más centrado esté yo en mí mismo/a, cuánta más capacidad tenga yo de estar en mí, cuánta más capacidad tenga de ser quien soy, más sencillo será. Por lo tanto, la primera misión del educador, de cualquier padre o madre, es descubrirse.

En el siguiente vídeo, desmontamos algunas creencias que nos perjudican socialmente, y comentamos qué premisas deberíamos incorporar en nuestro ser para poder educar desde el alma. 

Educar desde y para el alma no es fácil, pero la vida tampoco lo es. Sin embargo, la vida sí es buena y nos enseña, día tras día, que cualquier dificultad es una oportunidad para poner en práctica nuestras habilidades y poder avanzar. La educación permite descubrir cuáles son estas habilidades que todos y todas poseemos dentro.

Sabemos que cada uno hace lo que puede. Nuestros actos vienen determinados por nuestra visión del mundo. Por ello, comprender implica prender desde el corazón. Requiere dejar caer aquellas creencias que nos dijeron hasta la saciedad, pero que no funcionan, para incorporar información de sabiduría. Y estas creencias también nos afectan cuando nos relacionamos con los más pequeños.

Cuando miramos a un niño o a una niña, debemos trasladarle amor y comprensión. Los niños y las niñas ya son por sí mismos, no necesitan pasar de curso para convertirse en alguien. Pero para amarles, desde el corazón y con el corazón, es fundamental descubrirnos.

Os animo a ver el siguiente vídeo donde explicamos algunas claves para educar con y desde el alma, así como otras afirmaciones que deberíamos repensar a la hora de enseñar. Son herramientas educativas para ser verificadas, incorporadas y, sobretodo, vividas desde la conciencia y la plenitud.

https://www.youtube.com/watch?v=heumskhH65c&t=527s