5 consejos clave para que tus hijos te hagan caso

A menudo no sabemos cómo conseguir que nuestras hijas e hijos nos hagan caso a la primera. Estas sugerencias te van a ser muy útiles si las aplicas de forma constante:

1.

Normas, solo las importantes.

Algunas madres y padres ponen demasiadas normas: desde cómo se hace la cama, cómo se debe andar o cómo combinar adecuadamente una camisa roja con una falda plisada… ¡Evitadlo! Dad libertad a vuestros hijos e hijas para que tengan capacidad de decisión y crezcan al tener que tomar decisiones y asumir las consecuencias.

Antes de poner una norma a tu hija o hijo, pregúntate: ¿es realmente importante? Si lo no es, elimínala.

2.
Normas, en positivo.
En lugar de indicar lo que no se hace, indica lo que sí quieres que se haga. Una norma no puede ser “no se grita”, sino “hablamos en voz baja o normal”. Fíjate que si indicas lo que deseas es más fácil saber qué esperas de tus hijas e hijos. Si además lo justificas, “así no molestamos a nuestros vecinos” les das un motivo más para cumplirlas.

Otro ejemplo, en lugar de "no me hables mal", lo suyo es decir "nos hablamos con respeto". Damos ejemplo de ello.

3.
Sin castigos, ni venganzas.
Nunca acudas a un castigo como si fuera una venganza. Cuando estés a punto de estallar y temas castigar a tu hijo o hija de forma excesiva, dile algo así como “luego hablamos sobre lo que ha pasado ahora, quiero pensar bien cómo ayudarte”.

Recuerda, no buscamos vengarnos, sino que nuestra acción ayude a nuestros hijos e hijas.

4.

Sí a las consecuencias.
En lugar de castigo, haz que vivan las consecuencias de sus actos, si rompe un cristal por hacer el tonto, primero debe recoger lo roto y luego debe abonar el coste del mismo. Si no tiene dinero puede escoger entre que la reparación del cristal roto sea un “regalo de cumpleaños o de Navidad” a descontar de los que recibiría.

Cuando recogemos los frutos de nuestros actos, comprendemos que somos responsables de nuestra vida y de lo que hacemos... ¡especialmente si los adultos aplican las consecuencias desde la calma, no como una venganza!

5.
No repitas las cosas, actúa en consecuencia.
No repitas veinte veces las cosas: permites que te desobedezcan diecinueve veces. Eso no es bueno ni para tus hijas e hijos, ni para ti. Di las cosas una vez, si no hacen caso que vivan las consecuencias. Si alguien necesita que le repitan veinte veces que ponga la ropa en la lavadora, solo aprende cuando su ropa sigue sucia y debe volver a ponérsela.

Si se lo repites veinte veces o se la pones tú en la lavadora no aprende

Recuerda
  • Pocas normas
  • En positivo.
  • Sin venganzas
  • Sin repetir las cosas
  • Con consecuencias
Si quieres más apoyo para educar a tus hijos en armonía te animo a descubrir  las 3 lecciones gratis de mi curso Educar en Armonía,
que te serán muy útiles.


Échales un ojo..